El Ateneo Grand Splendid Buenos Aires

La Librería Ateneo Grand Splendid es una de las principales atracciones de la Ciudad de Buenos Aires, aunque no es tan conocida ni está entre los planes principales de los turistas que visitan la Ciudad.

Hoy en día, este antigüo teatro, pertenece a la cadena “Yenny El Ateneo”.

Este espacio, tiene la particularidad de que es un Teatro de 1917 restaurado y convertido en librería.

Teatro - Ateneo Grand Splendid - Buenos Aires - Argentina

Ateneo Grand Splendid: Yenny el Ateneo

El lugar, se encuentra en Av. Santa Fe 1860, pleno Barrio Norte de la ciudad, uno de los lugares más lindos y exclusivos de Buenos Aires.

Al ingresar, parece una librería grande, sin ninguna particularidad, pero cuando uno se va adentrando se encuentra con las plateas, que hoy están convertidas en góndolas con miles de libros y discos.

Teatro 2 - Ateneo Grand Splendid - Buenos Aires - Argentina

Uno de los sectores principales del teatro es el escenario y ahí pusieron un bar en donde se puede comer muchas variedades de platos y tomar algo por la tarde.

Aquí, un pianista musicaliza el sector con temas clásicos, pasando desde Mozart hasta Gardel.

Palcos

Un teatro histórico

Justamente en este lugar, Carlos Gardel, por la década del 20´, solía hacer varios shows, lo cual se muestra en varias fotos colgadas de sus paredes.

Bar de libreria Yenny - Buenos Aires - Argentina

Lo que fueron en su momentos los palcos, ahora están preparados como salas de lectura, que con cómodos sillones, la gente se sienta a leer y a olvidarse un poco del bullicio porteño que reina por estas calles.

En todos los pisos, se puede disfrutar de la gran vista que ofrecía el teatro, mientras de paso, se recorren las diferentes ubicaciones.

Yenny - Ateneo Grand Splendid - Buenos Aires - Argentina

En conclusión, es un lindo lugar para ir a pasar el rato, inclusive si se decide no comprar nada, el paseo gratuito por estas paredes que emanan historia, hace que valga la pena la visita, tanto para los turistas como para porteños imprudentes que nunca se dieron cuentas que existía este lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.